miércoles, 25 de febrero de 2009

La Balona abandona el farolillo rojo


BALONA - 2
PORTUENSE - 0

La Balona ya no ocupa la última posición del grupo, que ya es algo, aunque ayer ofreció una imagen muy distinta a la de otros partidos en los que, sin embargo, no se pudo ganar. Los goles tardaron en llegar a pesar de que hubo alguna que otra ocasión mucho antes
El camino que hay por delante es muy sinuoso pero la victoria de ayer es un estímulo en la complicada tarea de la permanencia.
La primera parte fue bastante pobre en cuanto a la calidad del juego.

La mayor parte del control del balón correspondió a los portuenses, bastante bien armados en la defensa aunque poco acertados del centro del campo hacia adelante.
La Balona arrancó con mucho ímpetu y en la primera acción estuvo a punto de adelantarse en el marcador. Fue un lanzamiento con la derecha de Miguélez que dio en el poste y se fue a corner tras rozar el portero. Dos minutos después, en el cuatro, un cabezazo de espaldas de Alberto se fue a las manos del portero. La Balona dominaba pero todo fue un espejismo. Una incursión de Zurdo por la banda izquierda con centro raso que acabó en corner fue la última jugada de peligro de los locales, y era el minuto siete.
Poco a poco, el Portuense fue estirando y hasta dispuso de una ocasión cuando un disparo lejano de Rubén Pazos salió rozando el poste. El fútbol ya era ramplón y eran los visitantes los que tenían más tiempo la pelota. La Balona es había olvidado de atacar y todos los rechaces eran para el equipo de Fabregat.
En la segunda parte, la Balona salió igual que lo hizo en la primera. A los tres minutos llegó la primera acción de ataque en una falta lanzada con fuerza por Zurdo y a la que respondió Manu con un despeje. Pero a diferencia de lo ocurrido en la primera parte, el control del juego se mantuvo en poder de los linenses, cuya condición física era muy superior a la del rival.
Empezaron a prodigarse una serie de jugadas bien hilvanadas pero sin profundidad. Miguélez tocaba bien con Marín y con el apoyo de Manrique y Guerra. Pero las acciones no traspasaban el borde del área portuense. El rival estaba cada vez más tocado en el aspecto físico y sus ataques no eran ni frecuentes ni peligrosos. Eso permitió a la Balona ir haciéndose más sólida aunque todavía sin jugadas de excesivo peligro.
Los problemas de Chico durante la semana provocaron su sustitución por Joseph, con lo que Jorge Herrero bajó al lateral derecho. La Balona ganó en profundidad después de unos minutos de poco fútbol.
Al Portuense le basta la labor extraordinaria de Alberto Merino, dueño de su área, aunque se veía con claridad que no iba a ser suficiente. La Balona se estaba prodigando en ataque en los alrededores de la medio hora y en apenas tres minutos hubo tres jugadas de cierto peligro, todas protagonizadas por Manrique. La primera fue en el 27, cuando el granadino largó un derechazo muy fuerte en una falta que obligó a lucirse a Manu. Un minuto después empalmó a las manos del meta racinguista y en el treinta disparó mal con la izquierda cuando podía haber entrado más hacia la portería.
Parecía que el gol era cuestión de tiempo pero fueron los visitantes los que pudieron marcar en una jugada aislada de ataque que acabó con centro raso al área que nadie pudo rematar. La jugada siguiente de ataque linense fue la del gol. Manrique recibió un baló fuera del área y largó un gran disparo que se coló por la escuadra de Manu.
Faltaban nueve minutos para el final y el gol parecía definitivo en vista del cariz que había tomado el encuentro. Sin embargo, el Portuense fue capaz de reaccionar y prodigarse en ataques sin peligro. Diego, que había salido en el banquillo, entró para reforzar la zaga y sustituir a un Copi cansado por el esfuerzo.
En la prolongación, una extraordinaria jugada de Miguélez le permitió plantarse al borde del área pequeña, donde fue derribado por Iturralde. El árbitro señaló penalti y Diego, de fortisimo trallazo, redondeó la victoria blanquinegra. Ya no hubo tiempo para más y la Balona cerró un encuentro de poco juego pero que proporciona algo moral con vistas al domingo.

0 comentarios: